miércoles, 28 febrero, 2024
InicioHistorias DestacadasA dos décadas de la consagración que marcó el punto fundacional de...

A dos décadas de la consagración que marcó el punto fundacional de la Generación Dorada

La memoria nos retrotrae 20 años y nos ubica  en agosto de 2001, en la provincia de Neuquén, más precisamente en un estadio Ruca Che.

Ahí había un grupo de jóvenes con sed de venganza, tras haber perdido increíblemente la medalla de bronce a mano de los locales, en el Mundial U22 de Australia, jugado en 1997.

El equipo en el Premundial de Neuquén lo integraban Manu Ginóbili, Juan Ignacio «Pepe» Sánchez, Fabricio Oberto, Leo Gutiérrez, Leandro Palladino, Gabriel Fernández, Lucas Victoriano y Luis Scola, todos buscando venganza por lo ocurrido en Melbourne. A ellos se le sumaban el capitán Hugo Sconochini, Daniel Farabello, Andrés “Chapu” Nocioni y Rubén Wolkowyski.

Y este grupo tenía un técnico, el cordobés Rubén Magnano que había asumido en el 2000 y que un mes antes del torneo de Neuquén había conseguido el Sudamericano de Valdivia, tras 14 años de sequía de títulos subcontinentales.

El capitán Hugo Sconochini y el Dt Rubén Magnano.

Ese equipo que ganó en Chile fue un mix, en el cual estaban algunos históricos, caso Diego Osella, y que sirvió para ganar confianza para lo que vendría, pese a no contar con «Manu», «Pepe» y «Fabri»,  a quienes ya todos conocemos de memoria y no hace falta que les mencione los apellidos.

Argentina indudablemente puede decir que en ese torneo les ganó a todos: en la primera ronda venció a Uruguay (103-63), Estados Unidos 108-69), Venezuela (90-73) y sólo pasó algo de zozobra ante Brasil, al cual venció en suplementario (108-98). En la fase siguiente los vencidos fueron Islas Vírgenes (98-77), Panamá (115-87) y Canadá (85-76) que tenía a Steve Nash en sus filas.

«Pepe»Sánchez ante la defensa de la estrella canadiense Steve Nash (CAB)

En semifinales, los canadienses volvieron a ser las víctimas del equipo de Magnano por 97-76 y faltaba la final, ante Brasil que lo había llevado a suplementario en la ronda inicial.

Pero los argentinos clausuraron cualquier esperanza para la alegría brasileña, al punto tal que por momentos le sacaron casi 40 puntos y los terminaron venciendo por 78 a 59. Ginóbili fue la gran figura de la definición del torneo con 28 puntos.

Manu Ginóbili, la gran figura de la final ante Brasil (28 ptos.) – CAB

Neuquén fue realmente una fiesta, dentro y fuera de la cancha. El equipo mostró a lo largo de todo el torneo una voracidad triunfal, defensas intensísimas y ofensivas de gran nivel. Físicamente volaban en la cancha y desde el juego fueron inexpugnables para todos los rivales.

Y esta fiesta de básquet se potenció por el escenario, de locales es otra cosa y los hinchas se llenaban de básquet con lo que les mostraba el equipo de Magnano. Algo similar se vivió años más tarde, en 2011, cuando se disputó el Preolímpico de Mar del Plata y, al igual que en Neuquén, la final fue ante Brasil con triunfo del equipo argentino dirigido por Julio Lamas.

El Premundial de Neuquén 2001 fue una fiesta, dentro y fuera de la cancha (CAB)

Indudablemente que el Preolímpico de Neuquén 2001 fue la piedra fundacional de esa camada grandiosa del deporte argentino denominada Generación Dorada, la que nos acostumbró en estas últimas dos décadas a ver ondear la blanquiceleste en los principales lugares de los Juegos Olímpicos y Mundiales disputados.

#GeneracionDorada #Preolimpico2011 #EstadioRucaChe #RubenMagnano #ManuGinóbili #JuanIgnacioPepeSánchez #FabricioOberto #LeoGutierrez #LeandroPalladino #GabrielFernandez #LucasVictoriano #LuisScola #DanielFarabello #HugoSconochini #AndresChapuNocioni #RubenWolkowyski

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

NOTICIAS RECIENTES